El Portal de Mondoñedo en FacebookSíguenos en TwitterVídeos de Mondoñedo en YouTubeTitulares RSSGalería de fotosBuscar en El Portal de MondoñedoMindonienses en el mundoAgendae-mail gratis
Mondoñedo
Inicio
Monumentos
Historia
La Ciudad
Naturaleza
Personajes
Ferias y fiestas
Mondoñedo en cifras
Con voz propia
Fotografías
Galería de fotos
Viaje al pasado
Fondos de pantalla
Mondoñedo TV
Idioma
Página en Español
Páxina en Galego
Actualidad
Noticias
Elecciones Municipales
Cultura
Deportes
Reportajes
Novedades de la web
Calendario
Servicios
Mapa de la emigración
Agenda
Enlaces web
Libro de visitas
E-Mail Gratis (GMAIL)
E-Mail Gratis (ZZN)
Sala de Juegos
Info mondonedo.net
Mapa del sitio
Colabora
Uso de cookies
Buscador
En linea...
Hay 1 visitante en línea
Contador
22787094 visitas
 
Tomémoslo en serio
24 / 11 / 2014 > Con voz propia Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Quiero comenzar y comienzo esta opinión diciendo que la Universidad de los Líos y el haber trabajado, siendo de procedencia humilde y de familia numerosa, entre personas de alto nivel universitario, me han Doctorado en lo que es la vida y me han legitimado para exponer aquí.
Sigo; diciendo que los políticos tienen la misión inequívoca de defender los principios, valores y opiniones de sus votantes.
Y para empezar, he de decir y digo que no es normal, que no es usual, que un Juzgado de Instrucción dicte un auto razonado, nada menos que, para registrar una Diputación Provincial. Y que la titular de ese Órgano encabece la Comisión Judicial encargada del registro. Es excepcional hoy y en la Historia de nuestra querida España. Es muy duro. Y si se hizo es que algo no va por su recto camino, va muy mal.
Señoras y señores, el ciudadano, la ciudadana, entrega su voto en las Elecciones depositando su confianza, su ilusión, su presente y su futuro en sus representantes, los políticos.
Pero, desgraciadamente, nos encontramos en un momento en el que tales representantes han perdido la confianza de la mayoría de sus representados. Y su dignidad debía de llevarles, en algunos casos, a dimitir de sus funciones públicas, pues el político que pierde la confianza de sus representados deja de ser su representante.
Los hombres y mujeres que se dedican a la política, al abandonar sus principios convierten el lugar donde trabajan en un teatro de actores y payasos, cuando debiera ser el lugar donde los ciudadanos de todas las ideologías, lo sintieran como la gran casa en la que se defendieran sus principios e ideas.
Señores Presidentes, señores Secretarios Generales, de los grandes Partidos Políticos, y también de los no tan grandes (por qué no), aquella legitimidad de la que me referí al principio, pienso que me autoriza a exigirles y les exijo, una imprescindible regeneración de la vida pública muy seria. Exigencia que también debo extender y extiendo, como español que pago mis impuestos, a los sindicatos y a las patronales. Y ¿por qué no?, como católico, a los religiosos.- (los abusos sexuales a menores y si se mantiene silencio cuando un profesional sin la titulación adecuada desempeña un cargo o una profesión, también es corrupción, de la que estamos hablando, como lo es poder haber contratado a un trabajador firmando un contrato en blanco).-
Sé que es difícil que manejar enormes cantidades de dinero de los demás no te dé la tentación de llevar algo de él en un saco de basura para tú casa. Se que es muy difícil que si te dicen de hacer el trabajo público en tu casa negarse a ello porque hay que atender a los ciudadanos en el puesto de trabajo para que no vuelvan mañana, o pasado también. Sé que es difícil negarle a un vecino un gran obsequio porque le hiciste algo que era tu deber y su derecho. Etcétera. Etcétera. Pues no te metas en la vida pública o cumple.
Las investigaciones judiciales no pueden sustituir jamás la política en nuestro País. La política tiene que funcionar sin ataduras. Ninguna persona pública puede estar atada por investigaciones policiales y judiciales.
Para las comedias ya tenemos teatros, cines y circos. Los sucesos de la vida real no pueden movernos a la risa. Vuestros sitios de trabajo, queridos de la función pública, no pueden convertirse en negocios para el enriquecimiento personal.
Las virtudes de honestidad, transparencia y lucha por el bienestar de los ciudadanos de todos los niveles que se vean en vosotros. Y si no es así, lo mejor para vuestros Partidos y para todos los ciudadanos, es que os marchéis cuanto antes, dejando sitio para los jóvenes y para los libres de corrupción, que los hay y no son pocos en nuestra querida Patria española. Los que perdieron la moral y la ética por el camino deben volver a sus casas o ir a las Cárceles. Y las listas electorales para inmediatas Elecciones deben estar formadas por personas sanas, jóvenes y viejos que los hay sanos y sin enfermedades contagiosas.
No se puede esperar al envilecimiento, a hacer descender más el valor de la preciosa política. A que en los Partidos Políticos esté quien de sus siglas haga sus negocios, poniendo en venta los ideales para los que fueron votados.
Conclusión evidente: Limpieza y regeneración urgentes en política.
Amigo: Bastantes españoles no sienten el orgullo de lo que prometiste. Es destacable para mí, pero no así para ciertos españoles, que hubieras evitado el rescate, la quiebra y la tutela de España, que nos hubieras salvado de los ajustes sin piedad de Europa, de las inspecciones de los de negro. Y que la economía aquí se encuentre en mejor situación y a la cabeza de la Eurozona. Pero no es suficiente, pues hay una leve mejora del paro, pero los salarios han bajado y el empleo es menos seguro, es de pacotilla. Los pensionistas estamos contrariados y a muchos les cuesta llegar a fin de mes. Los Alcaldes no serán los más votados. La Ley de Educación tiene contentos no a todos o a pocos. La Ley del aborto influirá en las urnas. No has sabido comunicarte con el pueblo con lo bien que hablas y con la ironía que tienes. Das la imagen de hombre indeciso, extremadamente pensativo, olvidando que los gallegos en mayoría no tenemos sangre de nabo, y que somos contundentes en las respuestas.
En corrupción, que es de lo que trata principalmente esta opinión, no has caminado fino aunque dices que es un asunto prioritario luchar contra ella. La forma de actuar contra los corruptos de tu Partido es benévola, tolerante y el relevo de ellos insignificante. No has tomado medidas serias, a gusto de tus votantes, para los candidatos de las Elecciones con manchas salpicadas de la corrupción.
Admirado: La política del no a todo lo que quiere hacer o propone el Gobierno, el hacerse el olvidado del consenso, el decir hoy una cosa y mañana otra, no ayuda a la limpieza de la corrupción y a la regeneración de la política tan perentorias en España.
Y tampoco ayuda, distinguido ciudadano español, que traigas aires venezolanos o cubanos, que los políticos cobren por una mensualidad y no acudan al puesto de trabajo, que para tener la lengua larga no se tenga el culo limpio. Y que así se les suponga inmaculados y salvadores de lo que está pasando en España.-
Siéntense los tres, o, al menos, los dos primeros para acordar y llevar a la práctica las normas necesarias con el fin de una regeneración urgente de la política vigente, para que los españoles volvamos a tener proyectos, sueños e ilusiones, y digo volvamos porque los ya veteranos teníamos el sueño y la ilusión de pasar los últimos años de nuestra vida tranquilos y viendo crecer a los nietos con la ayuda única del bienestar de sus verdaderos padres (los abuelos no somos padres) y sin necesidad de nosotros que ya no somos útiles para levantar el País. Amigos los políticos, tomémoslo en serio. Así lo opino.

  LORENZO ARES ROBLES - Mondoñedo

 

NOTA: LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTE ESPACIO SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA OPINIÓN DEL EDITOR. Para publicar un artículo firmado en esta sección escribir a: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla  
 

 


 
Mondoñedo en Twitter

Mondoñedo en Facebook
Destacados
Mondoñedo nevado Mindonienses en el mundo Viaje al pasado

 
© 2017 Mondoñedo en www.mondonedo.net