El Portal de Mondoñedo en FacebookSíguenos en TwitterVídeos de Mondoñedo en YouTubeTitulares RSSGalería de fotosBuscar en El Portal de MondoñedoMindonienses en el mundoAgendae-mail gratis
Mondoñedo
Inicio
Monumentos
Historia
La Ciudad
Naturaleza
Personajes
Ferias y fiestas
Mondoñedo en cifras
Con voz propia
Fotografías
Galería de fotos
Viaje al pasado
Fondos de pantalla
Mondoñedo TV
Idioma
Página en Español
Páxina en Galego
Actualidad
Noticias
Elecciones Municipales
Cultura
Deportes
Reportajes
Novedades de la web
Calendario
Servicios
Mapa de la emigración
Agenda
Enlaces web
Libro de visitas
E-Mail Gratis (GMAIL)
E-Mail Gratis (ZZN)
Sala de Juegos
Info mondonedo.net
Mapa del sitio
Colabora
Uso de cookies
Buscador
En linea...
Contador
22771855 visitas
 
Begasa, Mondoñedo y foto del momento
12 / 03 / 2015 > Con voz propia Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Escribo en relación con el artículo que publica mi amigo Lorenzo Robles, titulado, “SI YO FUERA ALCALDE”, y me asombra su capacidad de observación. Me referiré, en primer lugar  a  su punto 4º, donde dice:
“4º.- Gestionar con la Empresa BEGASA el traslado de la Estación de Electricidad en su totalidad y definitivamente a otro lugar, como hacia los montes de Estelo y Tronceda”
Me sonaba este contenido en la larga lista de sugerencias – o como se quiera llamarles - que contienen sus 83 puntos, que pone sobre el tapete de, a quien corresponda, al objeto de que la autoridad local de turno tome la debida nota.
Pues mira por donde – coincidencia temporal -  leo en el Diario El Progreso, que  el TSXG desestimó el recurso interpuesto por el Concello mindoniense y anula la resolución de la alcaldía de paralizar las obras desde  Octubre de 2010. Por lo tanto,   RATIFICA  la licencia  que permite a la empresa Barras Eléctricas Galaico Asturianas, S.A., “BEGASA”, participada por E.ON y GAS NATURAL FENOSA, (David contra Goliat),  ampliar la subestación de MONDOÑEDO; es decir, que nos van a instalar  - probablemente, y, según parece - más torres de gran variedad y formas y tamaños. Sabemos que es un factor de riesgo debido a la exposición continua a campos electromagnéticos que provienen de las líneas de alta tensión; un problema medio ambiental y de salud pública, pero sin mayores consecuencias – Dios no lo quiera -  para la población, si tenemos en cuenta la distancia a que  está del núcleo urbano. No cabe duda  que su ampliación afea el esplendoroso y  hermoso valle que ha inspirado grandes  elogios por parte de mucha gente anónima y, particularmente, por el insigne, D. Alvaro Cunqueiro,  quien en uno de sus muchos artículos escribe: “(…) el valle tiene la medida de ojo humano (…)”. Continua:   “También pudiera decir que tiene el tamaño de la mano de Dios, y el Creador la pone a la luz dorada del otoño en el aire cristalino y tibio”; valle ya  castigado por la A-8 ó autovía del Cantábrico,  por el “mordisco” al Padornelo.  Hemos de superar – si no queda otro remedio -  cuanto antes el mal trago y olvidarnos de los imprudentes y sistemáticos abusos medioambientales.
Escribe mi admirado Lorenzo: “La Ciudad del Masma está embarazada, cohibida e impedida por obstáculos que no sé quién le va colocando poco a poco”. No sé si esto guarda  relación alguna – a primera vista parece ser  que sí -  con lo que dice D  Alvaro Cunqueiro, ciudad a la que amo tanto a lo largo de toda su vida: “deitada  no chan como unha muller preñada e silenciosa”.  No creo que haya una conspiración  de acoso y derribo.  Todo es discutible e interpretativo.  Las cosas suceden porque sí y punto.
   A este paso, se van a ver más las torres de la subestación que las de nuestra querida catedral, icono de la mitrada  ciudad de  Mondoñedo. Hoy  asomarse desde os Paredós o desde el balcón de Lindín, ya no se puede aquello de “Todo aquí es mas antiguo y reposado…”,  que escribía el repetido poeta mindoniense. Tal vez tengamos que ir superando aldeanismos mentales, adaptarnos al mundo actual y sobreponerse a las adversidades. Vivimos un tiempo que ni se detiene ni tropieza ni vuelve.
Además, no son  inversiones  que traigan prosperidad y empleo – verdadero talón de Aquiles en todas partes -  que es de lo que estamos deficitarios, para que no continúe esa dolorosa curva descendente de población que, inexorablemente, nos  amenaza, como un oleaje encrespado. Téngase en cuenta que en 1998, el censo de población registrada era de 5.242 hab. y a diciembre de 2014  es de tan solo 3.991 hab. Claro, cuando uno profundiza un poco ve como en el año 1976 hubo un total 77 nacidos, frente a los 20 en  2013, (últimos datos disponibles) y es que las estadísticas ayudan a conocer la realidad y, a veces, sorprende. Todo hay que decirlo.   Sobre el particular  y con el respeto de siempre,  es donde hay que actuar,  ya que es obligación de los políticos dedicarse, a fondo, para que esto cambie y deje de ser un drama esta progresiva decadencia. ¿Hay recetas para paliar esta situación? No voy a meterme en honduras, basta decir  que hay preocupación, y  mucha, pero la cuestión no es fácil y sí muy difícil.
Aunque esto que escribo a continuación  no  venga a cuento,  bien mirado, es una especie de milagro que no hubiesen sucedido más cosas negativas, como el que suprimiesen los dos Juzgados de 1º Instancia e Instrucción, pasando por alto y olvidándose por completo de lo que escribe Lorenzo y que dice  así: “(…) téngase en cuenta la brillante historia, su categoría e incluso situación geográfica…”,  lo que hubiese sido un auténtico jarro de agua fría.  A Dios gracias,  esto no se ha tocado, el Sr. Gallardón ya no está (todavía recordamos aquello que dijo el entonces  Ministro: “quitar al juez y dejar al obispo”. Muy bien podría ser hacer recaer en un solo Partido Judicial en la ciudad episcopal, los juzgados de Villalba y Vivero, lo que seria una inyección dinamizadora incalculable, con todo lo que ello conlleva.  Me consta la desbordante actividad y esfuerzo  al respecto de autoridades, abogados, procuradores, plataformas, asociaciones, personal, en defensa de los intereses de la “vapuleada” ciudad de Mondoñedo.
En otro orden de cosas y volviendo al principio - me voy a meter en un jardín de difícil salida -  no me resisto a escribir cuatro líneas en relación  al citado artículo del incansable Lorenzo – la gratitud, creo yo, va de suyo -  pues no le arriendo yo las ganancias al nuev@ alcald@ salid@ de las próximas elecciones,  – la actual legislatura ya agoniza y mayo está a la vuelta de la  esquina – pues con esa larga lista – ¡si es que se me nubla la vista! -  de 83 potenciales necesidades de mejora, tiene donde entretenerse,  quien quiera que los mindonienses tengan a bien elegir.  La hoja de ruta es abundante, densa y, a grandes rasgos,  ya nos conformaríamos con  la ejecución de la  mitad de la mitad, de la mitad, y habrá que establecer  prioridades.  Todo consiste  en  actuar con “altura de miras”,  el principio de prudencia y sentido común. Con permiso de Lorenzo, de entre la gran  cantidad de temas que  me llamaron mi atención  destaco los siguientes:
Lo primero, si se me permite y que  me ha sorprendido,  que es  algo que me cuesta entender,  es la cantidad de aparcamientos subterráneos y al aire libre que se relacionan;  no sea cosa que se deteriore el día a día de la ciudad, en vez de mejorar. La economía manda y esto cuesta un pastón.
9º.- “Eliminar señales de VADO”. Estos permisos se otorgan por el ayuntamiento, previo pago de  una tasa  nada despreciable. Son necesarios e imprescindibles.
25º.- “No sacar la basura de las viviendas hasta las 11 de la noche”. Busco situarme lo más cerca posible de mis paisanos mindonienses y humildemente considero una hora intempestiva. En las capitales  podemos depositar durante todo el día, en los contenedores para vidrio, plásticos y basura indiscriminada. Convivimos con ellos, están junto a nosotros respetando –no todo el mundo- los colores de los contenedores para separar los distintos elementos: cristal, plástico, etc.
52º.- “Construcción de una casa de la Tercera Edad y Centro de Día para Mondoñedo, Lorenzana y Riotorto”. No sé si estarían de acuerdo los otros dos ayuntamientos. Tampoco conozco como está Mondoñedo al respecto, pero lo que si veo, con tristeza, es que tenemos la  edad de población  media más alta de A MARIÑA, situada en  52,30 años. Es una luz roja que se enciende. No ira descaminado Lorenzo.
55, 57, 57 y 58.- Sobre rebaja de impuestos varios. Esta es la promesa de la gran mayoría de la clase política. Es más fácil decir que hacer.  Todo es cuestión de números. Si los impuestos se rebajan,  significa que crece el consumo, que es lo mejor que nos puede pasar. Es verdad que debemos hacer más, pero sin ingresos es mas complicado Recojo aquí aquella frase  de  Bill Clintón contra George Bush (padre), “es la economía, estúpido”.  Vivimos tiempos de dificultad extrema, digan lo que digan – salvo grandes sorpresas -  la salida de la crisis es una milonga de tres pares de narices.  Quisiera equivocarme de la A a la Z.
59º.- “Ayuda a las familias numerosas y de rentas bajas”.  Por aquí deberíamos de haber comenzado. La preocupación por los más débiles y los más desamparados.  Me parece fundamental y prioritario. Entiendo que los Servicios Sociales estarán muy al tanto trabajando codo a  codo con  Caritas y otras ONG. No podemos, vivir anestesiados en un mundo feliz, mientras haya gente a nuestro alrededor que sufre necesidad.
Como tantas otras veces, - no pensaba extenderme tanto -  escribo estas letras desde el más profundo respeto, para compartir y sugerir lo que uno entiende que es bueno, lo mejor para mi querida ciudad. Si el lector ha tenido la paciencia de llegar hasta aquí, pues se lo agradezco y espero que coincidamos en lo esencial.


Antonio Doménech Ladra - Valencia

NOTA: LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTE ESPACIO SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA OPINIÓN DEL EDITOR.
Para publicar un artículo firmado en esta sección escribir a: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
 
 


 
Mondoñedo en Twitter

Mondoñedo en Facebook
Destacados
Mondoñedo nevado Mindonienses en el mundo Viaje al pasado

 
© 2017 Mondoñedo en www.mondonedo.net