El Portal de Mondoñedo en FacebookSíguenos en TwitterVídeos de Mondoñedo en YouTubeTitulares RSSGalería de fotosBuscar en El Portal de MondoñedoMindonienses en el mundoAgendae-mail gratis
Mondoñedo
Inicio
Monumentos
Historia
La Ciudad
Naturaleza
Personajes
Ferias y fiestas
Mondoñedo en cifras
Con voz propia
Fotografías
Galería de fotos
Viaje al pasado
Fondos de pantalla
Mondoñedo TV
Idioma
Página en Español
Páxina en Galego
Actualidad
Noticias
Elecciones Municipales
Cultura
Deportes
Reportajes
Novedades de la web
Calendario
Servicios
Mapa de la emigración
Agenda
Enlaces web
Libro de visitas
E-Mail Gratis (GMAIL)
E-Mail Gratis (ZZN)
Sala de Juegos
Info mondonedo.net
Mapa del sitio
Colabora
Uso de cookies
Buscador
En linea...
Hay 1 visitante en línea
Contador
22606390 visitas
 
Los Molinos y la Taberna Do Valeco
04 / 05 / 2016 > Con voz propia Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Pasatempo
El barrio de Los Molinos es periférico del núcleo urbano de Mondoñedo, situado al Sureste de la Ciudad que vio nacer al autor de la música del Himno de Galicia, don Pascual Veiga. Es paso de caminos históricos como el Camino Real y una variante del Camino de Santiago que desde el barrio de San Lázaro continua por el puente del Pasatempo. Le rodea la Avenida de Buenos Aires, que fue abierta en la segunda mitad del Siglo pasado; la calle de San Roque; de los Molinos sale el camino histórico a Lindín o carretera provincial P-LU-31-02, trazado en la curva de nivel que sirve de límite entre la Pena da Roca y el valle de Mondoñedo, allá por el año 1.864; transversalmente entre las citadas avenida y calle sirve de conexión la calle Obispo Fernández de Castro.
Los Molinos de Arriba y de Abajo es un barrio residencial y en su origen un barrio artesanal, pero estas actividades fueron desapareciendo, permaneciendo el uso residencial, con independencia del resto de la Ciudad de don Álvaro Cunqueiro Mora.
Recopilando datos de documentos públicos, no secretos, facilitados por quien le enviamos las más expresivas gracias y que representa la autorización adecuada, el barrio del que escribimos por la época de 1.832 se reducía a la existencia de la Capilla de Santiago y algunas edificaciones. Y la actual configuración es posterior, es de la última mitad del Siglo XIX y primeros del Siglo XX.  De la primera mitad del Siglo XX aparecen distintos canales y las Plazas de los Molinos de Arriba y de los Molinos de Abajo, cuando aún no aparecía la Avenida de Buenos Aires citada, que supuso una ruptura del barrio.
Existen unas redes de canales encargadas de llevar agua a los talleres artesanos y a los molinos, que utilizaron esta fuente de energía, que le confieren una especial singularidad a este Barrio.
En la carretera LU-124 aparece una vivienda de indiano del año 1.928. Las calles o caminos interiores, es decir exceptuadas la Avenida de Buenos Aires, la calle San Roque y la del Obispo Fernández de Castro, son exclusivamente peatonales, uno de sus valores que se deben conservar, resolviendo la demanda de aparcamientos en la periferia del barrio. En este están protegidos por la legislación autonómica la Fuente de Los Pelamios o de los “Cuatro Caños”, en la que existe un trabajo del escultor mindoniense Quique Guerra, dedicado al poeta y escritor de Mondoñedo don José Díaz Jácome, Cronista Oficial de Mondoñedo; la escuela restaurada y dedicada a museo, hasta hace muy poco de las zuecas y en la actualidad de la piedra; y el Puente citado de Pasatempo, romano, sobre las aguas del Río Valiñadares que atraviesa el barrio, puente del que cuenta la leyenda de que en él los canónigos de la época detuvieron a doña Isabel de Castro, esposa del Mariscal Pedro Pardo de Cela, cuando venía de las Cortes con el indulto para su marido, y le hicieron pasar el tiempo mientras en la Plaza de la Catedral de Mondoñedo lo ajusticiaban, el 17 de diciembre de 1.483. Este puente antes de esta leyenda se llamaba Puente dos Ruzos, sobre el que pasaba la antigua calzada romana. También cuenta la leyenda que tras la ejecución, la cabeza del Mariscal rodó por la plaza repitiendo las palabras: “credo, credo, credo”.
Con el objetivo de recuperar los oficios artesanales en Los Molinos el Ayuntamiento puso  en marcha proyecto Artesanía Os Muíños, en el que se desenvuelven obradores, olería, fotografía, “monicreques” (títere, marioneta,…), y “zoquería” (zuecas).
En Los Molinos de Arriba, con vistas a la plaza, se encuentra, la histórica y famosa Taberna do Valeco, que el señor Manuel le bautizara así en 1.956, después de tomarle el traspaso a Mera y éste a Arias. Al lado de ella, en la casa hoy de Ramón de Vián, en los años 70 del Siglo pasado, el señor Manuel y su esposa Doña Elvira aumentaron el negocio con Fonda, y luego ésta la ubicaron en frente de la Taberna. Relata el hijo Pepe que sus clientes procedían entonces de las canteras de pizarra, talleres mecánicos, aserradero, zapaterías, alfareros, fotógrafo, y herrero, que alcanzaban algo más de 100 personas, y la Fonda, dirigida por doña Elvira, se llenaba con empresas que venían a trabajar a Mondoñedo, como Elecnor, Conelec, ect., que eran y son como de la Familia, y se podía decir, según Pepe, que el barrio era una gran Familia, formada por familias míticas del mismo, como la de Leivas, Caeiro, Patrulla, Lombardero, Cendán, Freire, Zapatillera y la misma Valeco, ectc., que cuidaban de más de 50 niños, que jugaban grandes partidos de fútbol en la plaza, que se suspendían con el paso de la furgoneta de los Leivas, conducida por Orlando, pues a ella se subían todos. En la taberna también despachaban toda clase de productos de ultramarinos, y el desayuno del vaso de raspa donde mojaban una coda de pan. Y la señora cocinaba de forma excepcional los pollos “tomateros” y guisos con caza, de sabor exquisito y hoy aún recordados. Taberna emblemática que fue remodelada en 1.985 por el hijo citado, hoy gerente bien criado y educado en medio del negocio, conocido y destacado futbolista de antes de la citada remodelación, y que continúa en la actualidad conservando un elevado prestigio, por sus destacados vinos y especiales tapas asequibles, además de abundantes pinchos gratuitos, con la espectacular gastronomía de la que de ingredientes y recetas caseras se encarga de llevarlos a los fogones, constatando su quehacer cotidiano, la esposa de Pepe, Lola, siendo dignas de destacar las de raciones o platos para sibaritas, entrando en ellos, como de especialidad recomendable de la casa, los de caza; además de un “bo trato coa xente”, y un adecuado menú del día, siendo significativo el de los fines de semana; todo lo cual, y lo mejor que son sus amigos, sin duda, podía llevar a la Taberna do Valeco a Madrid a la Gala del XXVI aniversario de los Platos de Oro a competir por la Medalla de Oro de Radio Turismo.
Así es la Historia, las costumbres y el futuro del bonito Barrio de Los Molinos y de la Taberna do Valeco de Mondoñedo. Así lo opino.
 
LORENZO ARES ROBLES - Mondoñedo


NOTA: LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTE ESPACIO SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA OPINIÓN DEL EDITOR.
Para publicar un artículo firmado en esta sección escribir a:     Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
 
 


 
Mondoñedo en Twitter

Mondoñedo en Facebook
Destacados
Mondoñedo nevado Mindonienses en el mundo Viaje al pasado

 
© 2017 Mondoñedo en www.mondonedo.net