El Portal de Mondoñedo en FacebookSíguenos en TwitterVídeos de Mondoñedo en YouTubeTitulares RSSGalería de fotosBuscar en El Portal de MondoñedoMindonienses en el mundoAgendae-mail gratis
Mondoñedo
Inicio
Monumentos
Historia
La Ciudad
Naturaleza
Personajes
Ferias y fiestas
Mondoñedo en cifras
Con voz propia
Fotografías
Galería de fotos
Viaje al pasado
Fondos de pantalla
Mondoñedo TV
Idioma
Página en Español
Páxina en Galego
Actualidad
Noticias
Elecciones Municipales
Cultura
Deportes
Reportajes
Novedades de la web
Calendario
Servicios
Mapa de la emigración
Agenda
Enlaces web
Libro de visitas
E-Mail Gratis (GMAIL)
E-Mail Gratis (ZZN)
Sala de Juegos
Info mondonedo.net
Mapa del sitio
Colabora
Uso de cookies
Buscador
En linea...
Contador
22793060 visitas
 
Carta a Doña Remedios Muruais Carballosa
escrito por Chus Amieiro   
Si la eternidad sustenta al tiempo, podemos decir que la única forma de que una gota de agua no se seque es…echándola al mar. Ella es luz, mar y ahora…eternidad.

Doña Remedios, mi querida Doña:
La conocí cuando era mi profesora de ciencias sociales pero en poco tiempo descubrí que era una maestra, me parece que esta palabra encierra mucho más, es más tierna, profesores hay muchos. Maestros, muy pocos. Me enseñó cosas de la vida que nunca olvidaré. Estuvo en mis etapas más dificiles y también estuvo en mis buenos momentos.
No sólo fue mi maestra,  con Usted podía hablar de lo divino y de lo humano, y sin más pasar a lo trivial.
Sé  que no sólo lo hizo conmigo,  se esforzó en estar con todos y por todos, ya que su naturaleza era esa, orientar a todos aquellos que durante años desfilaron por sus aulas, por su calle, por su hogar...  Su naturaleza, era darnos las herramientas y mostrarnos el camino para ser mejores, y no sólo mejores profesionalmente, sino también mejores como personas.... Era la Amiga, la Compañera, la Madre, la Esposa. La referencia de muchos. Era y seguirá siendo un pilar, una base firme, una emoción, un sentimiento que quedará para siempre, aunque Usted ya no esté. Sus enseñanzas permanecerán. Además, creo firmemente que mientras que álguien la tenga en su recuerdo Usted no se irá del todo y somos muchos los que nunca la olvidaremos.
Junto a su marido, enseño, preparó y educó a generaciónes enteras, y no sólo en las aulas. Luchó porque todas las personas tuvieran las mismas enseñanzas, las mismas oportunidades.
Querida Doña: Dícen que los que nos acontece nos lleva a ser quienes somos. Usted fue la menor de sus hermanos,”la peque” como ellos la llamaban a pesar de quedar huérfana muy jóven supo sacar provecho de la adversidad (en beneficio de los demás) con su bondad, con su inteligencia con su caridad. Pero  sobre todo con su pasión: La enseñanza.
Ojalá que dónde vaya esté bien, aunque sé que nadie más que Usted merece el Cielo para continuar su gran obra de enseñanza…
Que en este momento del adiós, el Señor le de su mano y a través de él, le lleguen mis palabras.
El vacío que siento es enorme, pero la alegría de haberme cruzado en su camino y de haber sido partícipe de su vida es una gran herencia que me ha dejado.  He sido  afortunada de oir sus palabras, de escuchar sus consejos…y de haber compartido tantos y tan buenos momentos.
Su recuerdo estará en mi corazón para siempre. Descanse en paz.


CHUS AMIEIRO - Mondoñedo


NOTA: LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTE ESPACIO SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA OPINIÓN DEL EDITOR.
Para publicar un artículo firmado en esta sección escribir a: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
 


 
Mondoñedo en Twitter

Mondoñedo en Facebook
Destacados
Mondoñedo nevado Mindonienses en el mundo Viaje al pasado

 
© 2017 Mondoñedo en www.mondonedo.net