El Portal de Mondoñedo en FacebookSíguenos en TwitterVídeos de Mondoñedo en YouTubeTitulares RSSGalería de fotosBuscar en El Portal de MondoñedoMindonienses en el mundoAgendae-mail gratis
Mondoñedo
Inicio
Monumentos
Historia
La Ciudad
Naturaleza
Personajes
Ferias y fiestas
Mondoñedo en cifras
Con voz propia
Fotografías
Galería de fotos
Viaje al pasado
Fondos de pantalla
Mondoñedo TV
Idioma
Página en Español
Páxina en Galego
Actualidad
Noticias
Elecciones Municipales
Cultura
Deportes
Reportajes
Novedades de la web
Calendario
Servicios
Mapa de la emigración
Agenda
Enlaces web
Libro de visitas
E-Mail Gratis (GMAIL)
E-Mail Gratis (ZZN)
Sala de Juegos
Info mondonedo.net
Mapa del sitio
Colabora
Uso de cookies
Buscador
En linea...
Contador
22793753 visitas
 
In Memoriam de D. Carlos Bellón Vázquez
04 / 03 / 2012 > Con voz propia Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Llega a Mondoñedo la triste noticia de la muerte, e inhumación de su cadáver en el Cementerio de San Froilán, de una de las personas más queridas enmarcadas con aplomo dentro del campo de la profesión de la Abogacía y de la  Justicia.
Me quedé conmocionado, sin articular bien la palabra y mis ojos comenzaron a lagrimar insosteniblemente pese a disimular, al esfuerzo.
El cerebro paralizado no mandaba para dar solución a tan desagradable y triste noticia, no se sabía qué hacer. ¿Qué hago? Nada se puede hacer, ni tan siquiera acompañarle en el último viaje. Pasó un tiempo y se me ocurrió comenzar este difícil relato, difícil por causa del embargo, pero no porque no se tratara de una persona de un señor de un caballero con extraordinaria historia profesional y personal. Era un hombre de los inigualables, lo que me facilitaba el relato, pero las lágrimas gotean sobre el papel donde pintaba estas letras. Era uno de mis mejores amigos conocidos en dicho campo, con el que he disfrutado en el derecho procesal donde era, con el  ámbito civil y por qué no penal, de los profesionales de la abogacía, especialmente destacado y respetado. Cuando este señor hablaba, cuando esta fuente emanaba derecho todos escuchábamos y concentrábamos al máximo la atención, porque, además, hablaba con sentido simpático, agradable.
No conocía el pleito, pero lo abría donde incidía la consulta. El fue uno de los  abogados que demostró que en Lugo hubo y hay buenos abogados, sin que se haga necesario acudir a buscarlos a Madrid u otras ciudades. Hace años que éramos amigos en esa cancha del Derecho (perdón por el símil) y había recibido de él, muchas veces, sinceras pruebas de singular afecto que se acercaban al paternalismo que yo, por su categoría por la diferencia de edad y mutuo cariño, aceptaba con mucho gusto.
No se me olvida aquel sabio consejo, en una pequeña desavenencia con un juez, de que no me disgustase porque él no sabe vivir sin ti profesionalmente hablando. Yo le profesaba veneración y afecto. Los dos siempre nos recordábamos que éramos de Caballería. En su época, en sus tiempos de flor, lo tenemos presente como un compañero de sinceridad de corazón, de ejemplar llaneza en el trato con todo el mundo, esmerada educación, de actividad incansable y su labor en primera línea, con rectitud dando la solución de los asuntos, lo que le hacían digno de un querer especial, de un ser cumplidor de su deber hasta el extremo, con espíritu de sacrificio y entrega al trabajo y además hombre servicial. Fue decano del Colegio de Abogados y como tal me honró, junto con nuestro querido amigo que acababa de dejar el mismo don José Manuel Núñez Torrón (q.e.p.d.), en mi homenaje de jubilación.
Era tal su pasión por la Abogacía que alguien quiso que en los últimos minutos de su vida discursara en la Festividad del Patrón San Raimundo de Peñafor, celebración que resultó amarga porque todos los que allí estaban querían a ese gran hombre. Muy de veras participo en el dolor de sus hijos Carlos, Diego y Mónica y de toda su familia, así como del actual decano del Colegio de Abogados, en la representación que ostenta, Félix Mondelo, por la pérdida de quien es digno de estos renglones. No me queda más que encomendarlo al Señor, como lo hago con mis oraciones, para que haya encontrado ya el premio eterno.
Son estas palabras, con permiso de toda su familia,  el humilde homenaje que rindo in memoriam a mi amigo Don Carlos Bellón Vázquez (q.e.p.d.).
Así lo pino.
 

 LORENZO ARES ROBLES - Mondoñedo

 

NOTA: LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTE ESPACIO SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA OPINIÓN DEL EDITOR. Para publicar un artículo firmado en esta sección escribir a:   Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
 


 
Mondoñedo en Twitter

Mondoñedo en Facebook
Destacados
Mondoñedo nevado Mindonienses en el mundo Viaje al pasado

 
© 2017 Mondoñedo en www.mondonedo.net