El Portal de Mondoñedo en FacebookSíguenos en TwitterVídeos de Mondoñedo en YouTubeTitulares RSSGalería de fotosBuscar en El Portal de MondoñedoMindonienses en el mundoAgendae-mail gratis
Mondoñedo
Inicio
Monumentos
Historia
La Ciudad
Naturaleza
Personajes
Ferias y fiestas
Mondoñedo en cifras
Con voz propia
Fotografías
Galería de fotos
Viaje al pasado
Fondos de pantalla
Mondoñedo TV
Idioma
Página en Español
Páxina en Galego
Actualidad
Noticias
Elecciones Municipales
Cultura
Deportes
Reportajes
Novedades de la web
Calendario
Servicios
Mapa de la emigración
Agenda
Enlaces web
Libro de visitas
E-Mail Gratis (GMAIL)
E-Mail Gratis (ZZN)
Sala de Juegos
Info mondonedo.net
Mapa del sitio
Colabora
Uso de cookies
Buscador
En linea...
Contador
22781444 visitas
 
Impeler a Mondoñedo
16 / 03 / 2012 > Con voz propia Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Un amigo, mindoniense entusiasma y que en la actualidad disfruta de las bonitas tierras y clima de Valencia, me inspiró, por medio de una carta de las que hace muchos años se hacía uso, a pintar estas líneas y me ha pignorado para el asunto, lo que tomo con la más maravillosa disposición y encanto.

La materia de que vamos a tratar es, ni más ni menos, de la frase “Más que grandioso, indescriptible acontecimiento religioso que no se recuerda en Mondoñedo en este siglo (XX) y quizá ningún otro desde la inauguración del Santuario” y del acontecimiento a que se refiere la misma.
Mi querido amigo tengo que comenzar por decir, con toda la humildad, que la frase creo que es de don Francisco Reigosa Pedrosa. Es igual, sea de quien fuere, es muy importante.

El acontecimiento a que se refiere la frase es el de la Fiesta y coronación de la Patrona Diocesana, Nuestra Señora de los Remedios, acontecido el 12 de septiembre de 1.954, que me es grato recordar aunque no sea más que ligeramente, pues sólo tenía 9 años.
Ese día Mondoñedo se viste de sus mejores galas, multitud de gallardetes, de tiras de tela que rematan en punta, adornan sus calles y avenidas, y los edificios estaban engalanados con orlas de mirto y de laurel, arcos de triunfo, pancartas, alfombras de espadaña y yerbas olorosas. Por las calles van y vienen iban o venían continuos e interminables grupos de forasteros visitantes ansiosos de contemplar el mágico acontecimiento como devotos de la Virgen, pues desde las primeras horas del día comenzaran a afluir peregrinaciones procedentes de todos los pueblos de la Diócesis de Mondoñedo, que se calcula que ascendieron a 15.000 almas, con entusiasmo y con la irresistible atracción de la Venerada Imagen de los Remedios, que había conquistado el corazón de fieles devotos venidos de dichos pueblos.

Era tanta la muchedumbre en el momento de coronar a la Virgen de los Remedios que hubo de celebrarse el acto en un estrado levantado en la amplísima Alameda  frente al Santuario de la Virgen, precisamente alfombrado y con un altar adornado con banderas y los escudos de los seis partidos judiciales que abarcaba entonces la Diócesis de San Rosendo (hoy Ribadeo no es cabeza de partido judicial, porque fue añadido éste al de Mondoñedo en 1.965).
Decíamos en un reciente escrito que la historia de los pueblos es importante y que debiéramos  de aprovecharla para sumar y ayudar a poner barrera para que no desaparezcan y para reiniciar el ascenso de los mismos.

Y Mondoñedo tiene una gran riqueza en historia y atraviesa un momento difícil por lo que todos los mindonienses debemos entrar en el compromiso de sumar y hallar un futuro idóneo para poner en marcha la Ciudad.
Y desde tal compromiso nos atrevemos, quizá con mucha valentía pero seguro que con humildad, a invitar a que se repita esencialmente el histórico e indescriptible acontecimiento dicho, réplica que posiblemente no se pueda realizar, pero sí estoy acertado que con los cambios oportunos de la época y demás, podemos entre todos hacer que se repitan aquellos hechos de 1.953 y 1.954 (también épocas difíciles).
Y resultaría que el Excmo. Sr. Don Manuel Sánchez Monje, tendría que hacer como hizo el también obispo de Mondoñedo, don Mariano Vega Mestre, promulgar en la Diócesis el Año Mariano Diocesano con la consigna oportuna y con un movimiento mariano de encendido homenaje a la Virgen de los Remedios patrona de la Diócesis y de Mondoñedo, que en jornadas sucesivas se fuese extendiendo a todas las ciudades, villas y pueblos del Obispado, hasta culminar en el día grande de la Virgen de los Remedios, que sería el día 15 de septiembre de 2.013.
Para ello sería necesaria la Junta Organizadora que llevase la dirección de todos los trabajos preparatorios.

La imagen de la Santísima Virgen de los Remedios, peregrinaría a todos los lugares importantes de la Diócesis de Mondoñedo y la visita se haría acudiendo los fieles de la localidad a visitar al Santuario de la Virgen para peregrinar con ella de vuelta y después de un acto solemne de despedida. Y luego regresar a Mondoñedo donde en su Santuario se celebraría otro acto solemne con los fieles peregrinos y con los de Mondoñedo.
Y así hasta doce o más recorridos triunfales, hasta la meta de la Fiesta de la Patrona que con todas las solemnidades se celebraría el citado día 15 de septiembre de 2.013.
Así lo opino.

 LORENZO ARES ROBLES - Mondoñedo

 

NOTA: LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTE ESPACIO SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA OPINIÓN DEL EDITOR. Para publicar un artículo firmado en esta sección escribir a:  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
 
 


 
Mondoñedo en Twitter

Mondoñedo en Facebook
Destacados
Mondoñedo nevado Mindonienses en el mundo Viaje al pasado

 
© 2017 Mondoñedo en www.mondonedo.net