El Portal de Mondoñedo en FacebookSíguenos en TwitterVídeos de Mondoñedo en YouTubeTitulares RSSGalería de fotosBuscar en El Portal de MondoñedoMindonienses en el mundoAgendae-mail gratis
Mondoñedo
Inicio
Monumentos
Historia
La Ciudad
Naturaleza
Personajes
Ferias y fiestas
Mondoñedo en cifras
Con voz propia
Fotografías
Galería de fotos
Viaje al pasado
Fondos de pantalla
Mondoñedo TV
Idioma
Página en Español
Páxina en Galego
Actualidad
Noticias
Elecciones Municipales
Cultura
Deportes
Reportajes
Novedades de la web
Calendario
Servicios
Mapa de la emigración
Agenda
Enlaces web
Libro de visitas
E-Mail Gratis (GMAIL)
E-Mail Gratis (ZZN)
Sala de Juegos
Info mondonedo.net
Mapa del sitio
Colabora
Uso de cookies
Buscador
En linea...
Hay 1 visitante en línea
Contador
22782723 visitas
 
El Registro y Mondoñedo
17 / 02 / 2014 > Con voz propia Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Circula la noticia de la iniciativa del Gobierno del Reino de España de que ha decidido asignar el Registro Civil a los Registros de la Propiedad.
Como en todo, ya hay quien la tilda de “injusta”. Nosotros no vamos a entrar en si es justa o injusta. Vamos a usar la honestidad aunque nos signifique un autosacrificio.
Ya tenemos el “curso intensivo” de cómo amar a alguien, más que a nosotros mismos, por el que aprendimos a tener coraje y a exponernos a todo tipo de dolor, con el miedo de perder algo tan amado como es la bella tierra que nos vio nacer, Mondoñedo.
La medida es, sin duda, otro recorte para los ciudadanos, que nos irá a los bolsillos.
Coraje, dolor y autosacrificio, que nos inclinan a decir, con claridad y sin titubeos, que la medida beneficiará, y largo, a la Ciudad de don José Febrero Bermúdez y Osorio, de Cesuras, porque, con ello, a ésta han de venir de Abadín, A Pastoriza, Riotorto, Lorenzana, Foz, Alfoz, Ferreira, y nosotros mismos, a inscribir los hijos, a asentar los matrimonios, a registrar las defunciones, ect., sus ciudadanos, lo cual, pensamos, darán vida y progreso a la Ciudad de la Paula, porque, además, para entonces, ya tendremos el acceso de la LU-124 en perfecto servicio.
Estos beneficios pensamos que nacen de nuestro pasado, de nuestra Historia, brillante y resplandeciente, heredada de nuestros antepasados, para que luego se diga que la Historia de nuestra enriquecida Ciudad no vale para nada. Frase ésta que unida a las otras usuales de algunos mindonienses de que “en Mondoñedo, no hay nada” y que “sempre que hai algo en Mondoñedo chove” nos hacen sentir aversión. Como repugnancia nos causa escuchar a nacidos en el querido valle de la “Cunquiña Deleitosa” que la A-8 nos perjudica, nos sacó ambiente, cuando es pronto para hablar y que en el Mundo entero se sostiene que las vías traen riqueza cultural y progreso, así como que es sabido que por el centro de los pueblos no pasan las autovías.
Este pueblo, Ciudad y sede episcopal, tal vez sedicente, amigo de lo fácil y renuente, reacio al sacrificio, necesite algo más que quedarse en la anatomía, en el estudio, de un momento y, por lo contrario, quizás le venga bien la reacción y el coraje, y cambiar actitudes y comportamientos. Así nos va.
Y uno de los comportamientos que debe cambiar, básico, es preocuparnos más de las cosas reales, las que nos atañen, las que nos preocupan, las que nos afectan, y dejar muy lejos de hurgar en nuestra difícil situación.
Mucha razón tiene, muy acertada está, nuestra amiga, la joven mindoniense togada y de cabeza brillante, cuando al día del Amor le dedica su Ciudad, y, en ésta, a “quienes tienen las competencias” imperativamente les dice “céntrense en promocionar lo bueno, y busquen los remedios para solucionar sus problemas (los de Mondoñedo). Y es sabia cuando sostiene que “todos podemos y debemos también, mostrar al mundo que es un tesoro (la Ciudad de don Álvaro Cunqueiro). Y termina pidiendo por favor, por amor, a los de la Ciudad de San Rosendo, que no exhibamos públicamente y de forma constante, las heridas de ésta.
E inteligentes, y también muy acertadas, son las palabras de otro joven mindoniense, estudiante, cuando en la red social de Facebook nos dice “meus veciños: O progreso debe chegar, mais nunca esquezamos de onde vimos, as nosas raíces. Mondoñedo non pode quedar atrás vítima do atraso e o abandono. E por eso que, todos e cada un dos que nos consideramos mindonienses temos de maneira intrínseca un compromiso para coa nosa fermosa cidade. Poñamos pois en marcha tódalas ferramentas á nosa disposición para materializar dita consigna. .. por nós, por Mondoñedo”.
Y a los que tienen las competencias, la joven togada y el joven estudiante universitario, como escribimos y leísteis, les exigen, les reclaman.
Por lo que ya no somos solos los de edad madura los que exigimos promocionarse y no machacarse, los que no queremos una aptitud de derrotismo. Y pensamos, unos y otros, que entre todos podemos y debemos mostrar al mundo que Mondoñedo es un tesoro, es aquello que un turista no puede decir que vio todas las maravillas del mundo si no visitó esta linda Ciudad. Y puede existir la “Marca Mondoñedo” sin molestar a la ”Marca Galicia” o a la “Marca España”.
No caben las reticencias, y movidos por el dolor y, al mismo tiempo, también por el amor, hay que exigir responsabilidades políticas para promocionar lo bueno de Mondoñedo y buscar los remedios para solucionar sus problemas. Y les corresponden y tienen las competencias los componentes del Gobierno Local.
Hay malestar político en la Ciudad del Masma, y la solución no es la abstención, no es decir que todos son iguales. El pueblo tiene que exigir.
Un Gobierno Local no puede, no debe, como le dice la Oposición, en el caso de nuestra Ciudad, ser acusado de inoperancia, de mentira y de falta de gestión.
Es mucho y está muy mal, que, teniendo los terrenos, el Gobierno Local no hubiere puesto en funcionamiento el Centro de Día en el barrio de los Molinos, desde 2.007, desde seis años de gobierno, después de considerarlo como un logro muy importante y muy necesario, fundamental.
Son primordiales, en todo gobierno local, las activas gestiones, el diálogo constante (incluso con el adversario, con el antipático), el consenso inagotable, las incansables visitas a las demás administraciones. Sin ello no se puede aprobar a un gobierno local, y que sepamos el de la Ciudad de Leiras Pulpeiro no alcanza esa calificación. Tales cualidades deben aplicarse para todo, como si es necesario para el cambio de una ley, de una norma, pues estas no tiene porque ser para siempre. Las normas se dictan y se reforman. Por ejemplo, hipotéticamente hablando, si se diere el caso de haber que denegar un proyecto empresarial de unos jóvenes, por una causa de asesoría jurídica, se cambia ésta, se cambia la norma, se hace lo necesario, incluso reformando normas, para que tal empresa se establezca en el lugar y no tenga que emigrar.
Así crece un pueblo. Hay que, como ya se dijo en otra ocasión, cuando sea necesario ir más allá, se debe volar alto, siempre con el Código de buenas y ejemplares formas y maneras, que alejen a un gobierno de lo que no sea indubitado.
Como si de mutilar un texto estuviéramos escribiendo, cualquier gobierno no debe llegar a estar mutilado política y socialmente.
Si es el caso, se debe llegar a un relevo generacional, dando entrada a jóvenes (en parte, cuando proceda) y a personas ambiciosas. Se deben hacer alianzas. En la política y en la vida hay que relativizar, de lo contrario nos devoran los problemas y la negatividad.
Y pensamos que el criterio de todo político debe ser superior a permitir que haya idea de acuerdo para ser aliado de quien se manifiesta públicamente en contra de grandes estructuras para el pueblo que se va a gobernar.
En el político es muy importante la preocupación. En este campo es mejor pecar por exceso, hasta el extremo de que puede ser viable en estos tiempos modernos preocuparse porque los adolescentes en una misma mesa tres de ellos estén enganchados al Whatsapp mientras el cuarto habla por teléfono, o que los más pequeños prefieran chatear con “ciberamigos” o conectarse a la videoconsola antes que salir a la calle con otros niños, y que sus padres estén encantados porque así sus hijos “no molestan”. Y dicen por esto los expertos que quizá no nos percatemos de que el abuso de estos dispositivos “desestructura las familias” y es caldo de cultivo de los traumas. Añadiendo tales expertos que cuando alguien va al psiquiatra en Europa, se dice que está loco y EE.UU es al revés, quien no acude al psiquiatra está loco”. Tendría mucho que ver aquí el político con actividades de ocio-culturales, deportivas, ectc.
En fin, hágase o no se haga, el caso es que es buena noticia la de el Registro y Mondoñedo.
Así lo opino.


  LORENZO ARES ROBLES - Mondoñedo

 

NOTA: LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTE ESPACIO SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA OPINIÓN DEL EDITOR. Para publicar un artículo firmado en esta sección escribir a: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla       
 


 
Mondoñedo en Twitter

Mondoñedo en Facebook
Destacados
Mondoñedo nevado Mindonienses en el mundo Viaje al pasado

 
© 2017 Mondoñedo en www.mondonedo.net