El Portal de Mondoñedo en FacebookSíguenos en TwitterVídeos de Mondoñedo en YouTubeTitulares RSSGalería de fotosBuscar en El Portal de MondoñedoMindonienses en el mundoAgendae-mail gratis
Mondoñedo
Inicio
Monumentos
Historia
La Ciudad
Naturaleza
Personajes
Ferias y fiestas
Mondoñedo en cifras
Con voz propia
Fotografías
Galería de fotos
Viaje al pasado
Fondos de pantalla
Mondoñedo TV
Idioma
Página en Español
Páxina en Galego
Actualidad
Noticias
Elecciones Municipales
Cultura
Deportes
Reportajes
Novedades de la web
Calendario
Servicios
Mapa de la emigración
Agenda
Enlaces web
Libro de visitas
E-Mail Gratis (GMAIL)
E-Mail Gratis (ZZN)
Sala de Juegos
Info mondonedo.net
Mapa del sitio
Colabora
Uso de cookies
Buscador
En linea...
Hay 1 visitante en línea
Contador
22616688 visitas
 
José Luis Díaz Ares
20 / 11 / 2016 > Con voz propia Compartir en Facebook Compartir en Twitter
José Luis Díaz Ares falleció el pasado 16 de noviembre de 2.016,  día de Santa Margarita de Escocia, en su casa de San Lázaro, 137, Mondoñedo, donde se instaló la capilla ardiente, cumpliendo su voluntad constante. 
Es fácil y, al mismo tiempo, difícil, sumamente difícil, escribir sobre nuestro llorado primo carnal, Pepe, también conocido como Pepe de Remedios. Fácil como hombre normal en esta vida, pero resulta arduo penetrar en lo íntimo de su ejemplar persona, porque para empezar  fue una persona piadosa y de sentimientos hacia la desgracia ajena, como demostró públicamente con la práctica de labores de acogida hacia un pariente que quedó huérfano de madre siendo muy joven, y que exquisitamente trató siempre a su madre, doña Remedios Ares López, mi tía hermana de mi padre, que muy rápido y hace muchos años quedó viuda de don Jesús Díaz Domenech, Suso de Carda. 
Dejó demostrado, el que aquí hoy homenajeamos, ser un ejemplar padre de Familia, que dispensaba un extraordinario trato a su esposa doña Esther Chao Basanta, con la que, gracias a su adecuada dedicación a la profesión de modista, sacaron adelante y educaron a su único hijo, Jesús Díaz Chao, enfermero en el PAC de Burela, muy conocido en esta  localidad y en   Mondoñedo, conocido cariñosamente por Makumba, que se casó con la mindoniense, de familia conocida en la Ciudad episcopal,  María José Redondas Vallejo, que granjea simpatías en Viveiro, donde ejerce ejemplarmente como trabajadora social. Y muy posiblemente que algo tuviera que ver, el Sr. Díaz Ares, con la educación y personalidad del hijo de estos últimos, nieto suyo, Pablo Díaz Redondas, asimismo muy conocido en las citadas ciudades de Mondoñedo y Viveiro.
Fue  José Luis Díaz Ares cofundador de la AAVV Veiga do Batán, de San Lázaro-Mondoñedo, de la que era aún socio hasta su muerte, y en sus asambleas siempre demostró con sus opiniones que era un hombre de aplomo, que escuchaba y daba sus consideraciones basadas en un enorme sentido común.
Era hombre afable, de conversación agradable y suave,  y  era honesto, razonable, moderado, amigo de los niños, a quienes relataba hechos con humor siempre en busca de la sonrisa, intención que tenía puesta también para con los mayores. 
Recuerdo muchas veces el juego de la moneda que se colocaba en la sartén colgada de su rabo por una cuerda, con el que nos hacía pasar el tiempo agradablemente a los niños y a los mozos. Como expuso su pariente cuarentona  Amaya Cabanas desde Pamplona en el Facebook  “se ha ido una de las mejores personas que han formado parte de mi vida, pero siempre lo mantendré vivo en mi corazón, cuando vuelva a San Lázaro ya nada será igual, me faltará Pepuchi (como yo le decía cariñosamente), con sus chistes, su sonrisa, siempre cariñoso conmigo y mi familia, le echaremos muchísimo de menos. Hoy en el cielo brilla otra estrella más, hasta siempre Pepuchi.”.
Fue Pepe de Remedios trabajador encargado en el aserradero Eladio Lorenzo S.L. de San Lázaro, donde mostró sus dotes de hombre conciliador, tanto con sus compañeros, como con los superiores, y que tomaba interés por su Empresa que le facilitaba el comer diario a cambio de su sudor en su puesto de trabajo, donde obraba con inteligencia.
Esmeradamente cuidaba sus huertos urbanos en las tierras inmediatas a su domicilio, con relevante trabajo sin descanso más que el familiar, cosechando, lechugas, pimientos, patatas, ect., y aún no hará una semana cultivó las coles.  Trabajador como los Ares, hasta llegar a besar sus tierras como hace unos días le ocurrió, supongo que involuntariamente. Como escribió  en Facebook Rosa López Rejes “Que pena, meu amigo Pepe, sempre que pasaba falabamos un pouco da sua colleita do horto e dos carabullos que xuntaba facendo atumes  pequenos pa encender o lume no inverno…vou botar de menos a un grande home!!! D.E.P. Pepe.”.
Me queda en el recuerdo un consejo que me dio y que con el tiempo comprendí que tenía razón. Pero jamás me atreví a preguntarle por qué aquel consejo acertado, de lo que me arrepiento. Me recordaba con frecuencia a mí querido padre al verle caminar mirándole por su espalda o guiando una carretilla que ambos nacieron y enseñaron las agujas del reloj,  pues siempre marchaban marcando las diez y diez en su forma de poner los pies.- 
Y nada más, mi querido primo. Descansa eternamente en Paz y que te sea leve y sencillo el camino para alcanzar tal descanso.
Hoy a las 12 de la mañana será la conducción desde su casa mortuoria hasta la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Los Remedios, donde se celebrará el funeral por su eterno descanso, y luego se llevarán sus restos al Cementerio Municipal de Mondoñedo. 
Mi más sincero pésame, público, a su viuda, a su hijo, a su hija política, a su  nieto, a su nieta política, Verónica Terrón Álvarez, y a toda la Familia.
 
LORENZO ARES ROBLES - Mondoñedo


NOTA: LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTE ESPACIO SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA OPINIÓN DEL EDITOR.
Para publicar un artículo firmado en esta sección escribir a:   Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
 
 


 
Mondoñedo en Twitter

Mondoñedo en Facebook
Destacados
Mondoñedo nevado Mindonienses en el mundo Viaje al pasado

 
© 2017 Mondoñedo en www.mondonedo.net